Comparte esto

Gran parte de los usuarios de teléfonos inteligentes mantienen la costumbre de cargar sus dispositivos móviles durante la noche, es decir, mientras duermen. Esta práctica, aunque perfectamente viable, supone un interesante gasto extra de dinero cada año, así como una cierta pérdida gradual de las características de la batería del mismo.

Según un estudio, el consumo de energía de un cargador conectado a la red eléctrica y desconectado del teléfono inteligente, consume de media 0,26 vatios por hora, mientras que su consumo crece hasta los 3,68 vatios conectado a la red y el teléfono (en carga) y, en esta misma situación, consume aproximadamente 2,24 vatios si el terminal está cargado por completo. Se entiende con estos datos, que mantener el cargador conectado sin estar prestando actividad supone un consumo innecesario, aunque reducido. Ahora bien, mayor es el consumo cuando está conectado el terminal a la red sin ninguna necesidad, lo que ocurre a menudo cuando cargamos nuestro dispositivo por la noche.

Además del gasto innecesario puede ser peligroso que lo dejes conectado sin usar, ya que sea como sea está recibiendo corriente eléctrica y aunque su consumo sea muy bajo podría haber un corto circuito y ocasionar un incendio, en el siguiente video nos explican por qué

Comentarios
Comparte esto
Tags:

Related Article

error: Contenido Protegido por derechos de autor, prohibida su reproducción sin previo aviso al correo info@humoralotico.com