Comparte esto

Ahora se trata de una tortuga con un tenedor en la nariz, la tortuga olivácea o golfina, la más pequeña de las tortugas marinas. En agosto ocurrió un incidente similar con una tortuga marina golfina en la costa de Costa Rica con una paja de plástico incrustada en sus fosas nasales.

 

Todo el mundo estaba optimista pensando que se trataba de un incidente que sólo ocurriría una sola vez, pero por desgracia ahora unos meses más tarde volvió a suceder. Esta vez el investigador de tortugas Nathan Robinson estaba trabajando con una tortuga en la playa ostional de Costa Rica cuando un turista corrió hacia el equipo de investigación pidiendo ayuda, una tortuga había sido vista con algo en la nariz.

Los investigadores salieron inmediatamente a ayudar al animal. “Nos miramos el uno al otro y agarramos nuestro equipo y corrimos”, dijo Robinson. Él pensó que tal vez era otra tortuga con una pajilla en la nariz. Cuando llegaron al lado de la tortuga se encontraron con algo muchísimo peor.

Darle ayuda veterinaria a la tortuga era un poco difícil ya que tendrían que recorrer mucha distancia y estresar al animal, además Robinson dijo que llevarla a un veterinario podría tener muchos días involucrados de viajes y observación. Pero tampoco podían dejarla así. Ellos decidieron que lo mejor era retirarlo, al igual que hicieron con la primera tortuga, ya que la anestesia es muy arriesgada en los reptiles.

El procedimiento fue rápido y tan pronto como se retiró el utensilio de plástico de la tortuga ella parecía feliz de tener libre sus vías respiratorias, dijo Robinson. “Hubo un par de momentos en los que podía verla tomar estas pequeñas respiraciones superficiales”, dijo. “Ella parecía activa, no sangraba y parecía muy saludable, nadó de nuevo hacia las olas”.

Al parecer la anterior tortuga no se había empalado a sí misma mientras hurgaba en la arena como Robinson pensaba, ahora el cree que las tortugas están ingiriendo el plástico que encuentran en la basura y que tal vez al tratar de tragarlo se va por sus fosas nasales y por eso encontraron el tenedor en esa posición en esta tortuga, mientras que la otra tenía la pajilla muy en el fondo de la nariz.

“A menos que sea un objeto particularmente largo, podría haber cientos de miles de animales que sufren de este tipo de dolencias, pero no podemos ver que salen de la nariz”, explicó Robinson.

Comentarios
Comparte esto

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicidad en Humor a lo tico

 

Publlicidad

Social

INSTAGRAM

YOUTUBE

error: Contenido Protegido por derechos de autor, prohibida su reproducción sin previo aviso al correo [email protected]