Comparte esto

Ser torero improvisado puede traerte buenos y malos momentos ya que cualquier cosa puede pasar dentro de una plaza o redondel, al menos llevarte a casa unos cuantos raspones.

Pero que tus mismos compañeros te jueguen una broma definitivamente no tiene perdón, incluso el narrador de la corrida se apunta al “chingue”

Comentarios
Comparte esto
Tags:

Related Article

error: Contenido Protegido por derechos de autor, prohibida su reproducción sin previo aviso al correo [email protected]